“La conducta de los estudiantes en aula, depende de nuestras convicciones como profesores”

“Sylvia Langford es considerada una maga en el tratamiento de niños con trastornos de aprendizaje y conducta. Sostiene que muchos diagnósticos por déficit atencional esconden a padres que no saben decir que no. Su método, registrado con su apellido, está dando que hablar: suele lograr en cinco meses que los niños no hagan pataletas y obedezcan a la primera. ¿Cómo lo consigue?”, así describía el portal paula.cl  el perfil profesional de la destacada Psicóloga Sylvia Langford.

En esta oportunidad publico entrevista realizada el pasado mes de agosto, esto porque creo que el trabajo de Sylvia es un importante herramienta para nosotros,  los profesores, quienes a veces no estamos satisfechos con el clima de nuestras aulas. Al respecto, Sylvia nos da un interesante punto de vista  relacionado con el contexto de lo llamado "comunidad escolar". Destaco que por temas laborales, conozco a Sylvia Langford desde el año 1996, siendo testigo privilegiado de la persistencia en su tesis de trabajo,  y de los excelentes resultados que ha logrado.

Entrevista:

1.- Como padres, ¿qué efectos tiene la incongruencia entre lo que queremos para nuestros hijos y el resultado que se obtiene?

La mayoría de los padres queremos que nuestros hijos sean buenas personas y felices, pero algo sucede que no estamos formando una estructura ética y moral que permite que nuestros hijos tengan normas basadas en una formación valórica para tener buenos hábitos para convivir en armonía.

La estructura ética y moral no se enseña,  se muestra con el ejemplo, a través de la coherencia de los padres.

Por otro lado, los niños no son felices porque creemos que un niño es feliz mientras más tiene. La felicidad se construye internamente, es una forma de vivir, donde el niño se hace protagonista de su vida, tiene sueños y es capaz de lograrlos.

Infelicidad es cuando uno quiere más de lo que necesita…

2.- Según tu visión ¿la conducta de los estudiantes en aula depende en un porcentaje importante de nuestra actitud como profesor?

Los estudiantes son un reflejo de su profesor.

  • Si el profesor es conversador, el curso es conversador.
  • Si el profesor sobreproteje, el curso no es autónomo.
  • Si el profesor grita, el curso grita.
  • Si el profesor negocia las normas, el curso no tiene normas.
  • Si el profesor es tranquilo y coherente, el curso es igual.

¿Por qué un mismo curso tiene buena conducta  con un profesor y con otro no?

3.- A tu juicio ¿Cuál es la incidencia de las actividades de aprendizaje que realizamos como profesores, con la conducta de nuestros estudiantes?

La correlación es 100% entre el clima de aula y los aprendizajes de los estudiantes, en otras palabras la base de todo proceso de aprendizaje es la formación de buenos hábitos.

4.- ¿Qué recomendación darías a un profesor que no logra mantener la conducta de sus estudiantes para realizar su clase (impacto en aprendizajes)?

Los objetivos principales de la educación es forma personas buenas y felices, es decir, un estudiante que tenga una estructura ética y moral para desarrollar habilidades para ser protagonista de su vida, para resolver sus problemas y tener sus logros.

En los últimos años hemos tenido la creencia que la formación valórica es responsabilidad solo del hogar y que las habilidades son innatas, es decir, no todos los estudiantes pueden aprender de igual manera debido a genética o contexto social y cultural.  Pero, ¿Cuál es la posibilidad para todos los estudiantes?  Los colegios…  Los buenos hábitos no se enseñan se muestran a través de la coherencia del adulto, es decir, todo lo que se dice se hace. Los valores se transforman en hábitos a través de las normas de la sala de clase, es decir, permite convivir.  Las normas de la sala de clases, deben ser consecuentes con el Manual de Convivencia del colegio.  Es muy difícil realizar buenos procesos de aprendizaje, si no hay buena convivencia.

5.- Lo típico en cada curso, entre 40 estudiantes, hay un grupo de 10 aproximadamente que no dejan al profesor hacer su clase ¿qué hacer con ellos?

Se debe educar las emociones de los estudiantes, es decir, trabajar los buenos hábitos: por ejemplo el autocontrol, voluntad, autonomía, respeto y tranquilidad.  La educación de las emociones es entregar herramientas para que los estudiantes puedan ser protagonistas de sus aprendizajes y de su vida.

Las estrategias que normalmente usa el profesor :

  1. Ser el protagonista de los aprendizajes de los estudiantes
  2. La obediencia para controlar a su curso, a través de amenazas, gritos y castigos.
  • Te voy a anotar
  • Te quedaste sin recreo
  • Si no estudias vas a ser un “don Nadie”
  • Shiiiiii, cállate, siéntate.

La obediencia requiere de un adulto con mucha energía y al final del día no tiene energía.

  1. La sobreprotección: facilitar todo al estudiante. Motivarlo a través de premios o exceso de conversaciones.
  2. Negociar las normas de la sala de clase.
  3. Negociar con los estudiantes para lograr aprendizajes.

Estas estrategias condicionan al estudiante y no los educa.

Por ejemplo:

Es diferente que el estudiante sea el protagonista y aprenda a controlarse, hacer lo que tiene que hacer (desarrollar su voluntad) para entrenar sus habilidades y tener sus logros, lo cual se torna en un círculo virtuoso y en motivación intrínseca.

6.- ¿Crees que es importante vincular el trabajo del profesor con los apoderados o la familia?

Hoy los colegios han confundido el rol de los padres.  Se cree que los “buenos padres” son los que le hacen todo al estudiante, está en un grupo whatsapp y todo gira entorno al colegio.  Los profesores evalúan muchas veces trabajos realizado por los padres, ¿será coherente? Y luego en la adolescencia los jóvenes no saben hacer lo que tienen que hacer y los tildamos de desmotivados.

El rol de los padres, es ser padres.  Adultos que eduquen las emociones de sus hijos.  Permitan que entiendan que todo acto tiene consecuencia; si estudia con esfuerzo 2, resultado será una nota 2, que la baja tolerancia a la frustración es cuando enseñamos a nuestros hijos que si estudian para un 2 pueden tener un 6. La frustración no es mala, simplemente significa que no logramos el resultado que queríamos, porque no hicimos el proceso de acuerdo a ese resultado. Los padres no son amigos, ni deben sobreproteger a sus hijos.  La relación que se tiene que construir es en base a la confianza. Su función es entregar buenos hábitos basado en los 5 valores universales: honestidad, lealtad, amor, paz y no violencia. No pueden enseñar a sus hijos que con “pataletas” consiguen lo que quieren: es decir, violencia, agresiones, manipulaciones emocionales, autoagresiones.

Los resultados de los aprendizajes de los estudiantes son reflejo de los procesos que se están realizando en los colegios.

7.- ¿Recomendarías una estructura de clase que ayude a que el profesor pueda lograr los objetivos de aprendizaje sin interferencias de los estudiantes llamados disruptivos?

Si, es lo que hemos trabajado con el Método Langford  con 22.000 estudiantes de diferentes colegios y realidades desde Iquique a Punta Arenas. Al trabajar buenos hábitos educando las emociones como el autocontrol, voluntad, autonomía , respeto y tranquilidad para que TODOS los estudiantes sean protagonistas de sus aprendizajes y por otro lado, valorizando el trabajo sistemático, máximo esfuerzo y disciplina para tener sus logros. El cambio de actitudes y conductas de los estudiantes es resultado de un proceso de cambio del profesor.

8.- ¿Qué trabajo sería recomendable en particular con estos estudiantes disruptivos?

Un estudiante es disruptivo porque no tiene sus logros.  Manipula emocionalmente a los profesores, porque son manipulables.  El cambio es del adulto, si hay buenos hábitos en todas las salas de clases con normas claras que se cumplen, no habrían estudiantes disruptivos.  De acuerdo a las palabras de Mahatma Gandhi, “sé tu el cambio que quieres en el mundo”.  Los estudiantes son consecuencia de los cambios de los adultos en los colegios.  ¿Por qué un estudiante es disruptivo con un profesor y con otro no? Los profesores tienen que recuperar su liderazgo, a través de su coherencia.

9.- En general Sylvia ¿qué trabajo preventivo se puede realizar para que los estudiantes no lleguen al punto de ser disruptivos?

Un cambio de paradigma, los objetivos de la educación es formar buenas personas y felices.  Los colegios son responsables de entregar una estructura ética y moral a TODOS los estudiantes y por otro lado, dejar de pensar que hay estudiantes que no pueden aprender. Sólo un 10% es genético, es decir, talento como dificultad, y 70-90% depende del trabajo sistemático, máximo esfuerzo y disciplina.  La diferencia de este porcentaje depende de la edad del estudiante, si es menor de 12 años depende en un 70% un trabajo sistemático, máximo esfuerzo y disciplina y el 20% restante es responsabilidad del adulto.

Atte. Patricio Figueroa M.