¿Qué es la Generación Z? y ¿Cuáles son sus principales características?

La Generación Z, la primera del siglo XXI, está compuesta por los adolescentes y niños nacidos desde finales de los noventa (después de 1994), también llamados “The New Silent Generation”, para quienes los celulares que usan, siempre ha sido  Smartphone conectados a la red de internet, donde los mensajes se escriben en menos de 140 caracteres.

Hijos del conflicto.

La Generación Z no es la primera silent generation. La original es la conformada por los nacidos alrededor de la Segunda Guerra Mundial y cuya visión del mundo quedó profundamente marcada por ella y por los años de escasez que le siguieron.

Esta nueva “generación silenciosa” recibe este nombre porque también le ha tocado vivir en un mundo en conflicto, en este caso el surgido tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, y en un entorno socioeconómico complejo e incierto, derivado de diversas crisis.

“En ambos casos, los entornos han dado lugar a personalidades que apuestan por la seguridad económica (se prioriza el ahorro al gasto) y que muestran gran preocupación por las opciones laborales”, recalcan los analistas.

Asimismo, más allá de la incertidumbre, la conflictividad y la escasez económica, pocos son los puntos que tienen en común ambas generaciones silenciosas: Si la primera, llamada también “tradicionalista”, se rige por estrictos valores morales, familiares y laborales (la cultura de la austeridad, el respeto a la autoridad, la fidelidad absoluta y a largo plazo al propio empleador), la segunda, es más individualista y vive hiperconectada a la aldea global, pero tiene un claro déficit de habilidades interpersonales, es poco amiga de las jerarquías y sabe que su vida laboral estará ligada a múltiples empleadores de múltiples maneras diferentes. Todo este cuadro presenta un gran desafío tanto para los padres, así como para los profesores, quienes deben extremar recursos para lograr la atención de esta generación, claramente ya no son efectivas las clases frontales, donde el profesor habla a sus estudiantes la mayor parte de la clase (bloque de 90 minutos).

Ultra conectados.

Se debe estar consciente que para los  menores de 20 años, el mundo está en las redes sociales, pertenecen a muchas, enormes y diversas comunidades cuyos miembros no han tenido nunca relación no virtual, de ahí que sus habilidades sociales se resientan.

Sin embargo, el hecho de haber nacido en un contexto altamente tecnológico, con omnipresencia de Internet, hace que sea no solo la generación con más conocimientos en este ámbito, sino la más preparada para comprender y utilizar las innovaciones que aparezcan a corto y medio plazo.

Poco tiempo para prestar atención.

Uno de los grandes retos personales y profesionales que tendrán que encarar los profesionales de la Generación Z, además de la escasez de habilidades para las relaciones interpersonales, tiene que ver con la comunicación.

La generación “Z” está marcada por las comunicaciones rápidas, los mensajes cortos y la preponderancia de los íconos y símbolos sobre los textos. Además, en muchos casos, la rapidez se prioriza sobre la calidad de los mensajes, que se consumen igual de rápido que se crean.

“Los datos indican que los cerebros de los niños y adolescentes se están adaptando a procesar más información en menos tiempo y que las informaciones les deben ser suministradas en píldoras más pequeñas. Es decir, son capaces de consumir mayores cantidades de información, pero captar y mantener su atención es cada vez más difícil. La comunicación debe ser rápida, en cambio difícilmente puede ser precisa y tener profundidad”.

Preocupación por ellos y su entorno.

La Generación Z no solo está preocupada por la conectividad. En ese sentido, comparten muchas características de la Generación Y: Se preocupan por la integración de la diversidad, la equidad de género y el impacto de la actividad humana sobre el planeta.

“Diversidad, igualdad y sostenibilidad son temas que no plantean en términos de problema, sino de realidad incuestionable a aceptar y respetar”, dicen los analistas.

La información de este articulo, nos entrega importantes pistas para quienes tenemos en casa hijos nacidos a partir del año 1994, además también para quienes nos desempeñamos en educación, podemos a partir de acá revisar nuestras prácticas pedagógicas con el objetivo que nuestros estudiantes logren más y mejores aprendizajes, claramente quien aun trabaja con “tiza y pizarra”, requiere de una urgente adecuación, dado que casi el 100% de los estudiantes de Enseñanza Básica y Media, corresponden a esta generación.

Atte. Patricio Figueroa M.

Fuente: http://capitalhumano.emol.com/2124/generacion-z/