Hace algunos días se publicó el resultado de un estudio que realizó la Agencia de Calidad de la Educación con los resultados que obtienen los estudiantes de 4° básico en la asignatura de matemáticas al rendir pruebas tales como TIMSS y SIMCE.

Mencionaba que un alto porcentaje de estudiantes de 4° básico no lograban ver la hora en un reloj análogo, además, que no lograban identificar correctamente la cantidad de ubos que formaba una figura 3D, esto porque solo consideraban los que estaban a la vista, también que no lograban ubicar una fracción propia en la recta numérica y presentaban dificultades para resolver sustracciones donde aparecía “canje”

En esta oportunidad me referiré a calcular la dimensión de objetos en tres dimensiones, donde un porcentaje importante de los estudiantes  considerar sólo las caras visibles. Estas dificultades no son novedad para quienes trabajamos en aula, y pese que muchas veces se aplican medidas remediales, las dificultades se mantienen.

Para abordar este problema, hace años que vengo incorporando materiales concretos en aula de matemáticas, principalmente en preescolar y primer ciclo, buscando que los estudiantes logren la experiencia para luego abordar el currículum desde una perspectiva pictórica y simbólica. En esta etapa no apuro el proceso, los estudiantes usarán el tiempo que sea necesario para incorporar los aprendizajes esperados.

Por ejemplo, las etapas previas a que un estudiante deba calcular el volumen de un cubo, pasan por un proceso previo de trabajar con bloques plegables, donde ellos construyen figuras, las observan, desde todas las vistas, cuentan la cantidad de bloques que usaron, etc. Esto para en una segunda etapa traspasar al papel lo que construyen y responder preguntas.

Este trabajo ayuda al desarrollo de habilidades que le permitirán responder respuestas del tipo:

Luego comienzan con el armado de figuras que implican el uso de mayor cantidad de cubos, realizando el mismo proceso: observando las distintas vistas, contando la cantidad de cubos que le faltan para formar un paralelepípedo, contando los vértices, observando que en los lugares que no pueden observar de una vista determinada, también hay cubos. Por último, calculan el volumen de las figuras que arman.

Estas habilidades le permiten responder preguntas del tipo:

Para determinar el volumen, es estudiante primer tendrá que contar la cantidad de cubitos de la figura, además, identificar que en la parte que no se muestra de la figura, también hay cubitos. Naturalmente si el estudiante no tiene la experiencia de manipular, será difícil que logre responder este tipo de preguntas.

Dejó aquí una actividad tipo SIMCE matemáticas de 4° básico para que practiquen sus estudiantes, para descargarla haga clic aquí (Actividad N° 10).

Atte. Patricio Figueroa M.