Para evitar caer en soluciones obvias, existen ejercicios y técnicas que pueden ayudar a estimular la parte derecha del cerebro encargada de la creatividad. Para muchas personas este tipo de entrenamiento puede resultar muy difícil, porque no están acostumbradas a abordar las situaciones desde otras perspectivas. A continuación, se presentan técnicas de ejercicios de pensamiento lateral que contribuyen al desarrollo del ingenio, capacidad y creatividad.

Generación de relaciones al azar

Elige una palabra (en caso de necesitarlo puedes usar un diccionario) y asóciala al tema del que estés hablando en ese momento o al inconveniente que quieras solucionar. Por ejemplo, al incluir la palabra tubo en el tema del fitness, se pueden plantear varias soluciones: construir una barra para ejercitar los brazos, colocarlo en el piso de forma vertical para hacer abdominales o elevarlo con las manos frontalmente para ejercitar los hombros.

Desafío de ideas: la razón de las cosas

Se recomienda comenzar a utilizar la pregunta ¿por qué?, pero de una forma instructiva, abierta y comprensiva. El objetivo es retar cualquier idea y razonamiento. Mientras más tranquila y relajada esté nuestra mente, mejor. El punto de este ejercicio es evitar explicaciones evidentes o típicas.

Inversión:

La razón de esta técnica es alterar el sentido del problema y observar qué es lo contrario para llegar a una solución. Esta técnica no asegura una resolución total. Para esto se toma la idea principal y al cambiarla pertine llegar a la solución.

Analogías:

Sirve para comparar cadenas de ideas, tanto racionales o críticas, aumentando la producción de nuevas opiniones.

Provocación y movimiento:

Así como muchas ideas vienen del azar, errores o accidentes, otras son provocadas, es decir, se trata de generar pensamientos, intencionalmente estúpidos y usarlos para construir nuevas ideas. Este proceso te permite ‘pensar fuera de la caja’ y hacer una lista de ideas innovadoras que puedes considerar. El complemento de la provocación es el movimiento y este se encarga de la ejecución de una metodología sistemática para avanzar desde la provocación hasta la idea nueva.

Acertijos:

Por último, tenemos los acertijos como parte del entrenamiento para el pensamiento lateral. La aparición del término pensamiento creativo o lateral dio paso a la creación de los llamados problemas de ingenio que se resuelven mediante la estimulación del hemisferio derecho. De hecho, el ingeniero británico Paul Sloane en esta misma temática del entrenamiento del pensamiento lateral, publicó un libro con grandes acertijos cuyos niveles varían desde los más fáciles hasta lo más difíciles.

Quienes son capaces de resolver acertijos consiguen resolver hasta las situaciones más complicadas, ya que siempre hay opciones efectivas, solo que hay que concentrarse un poco más y encontrarlas. Las respuestas no son ni buenas ni malas. Solo más o menos obvias.

Ejemplos de pensamiento lateral y acertijos:

Para tener un poco más claro el concepto en cuestión, mostraremos una serie de acertijos que demuestran soluciones alternativas a una situación determinada. Al final mostraremos las respuestas según el pensamiento vertical y el lateral.

Algunos meses cuentan con 30 días, otros con 31. ¿Cuántos tienen 28?

Ramón dejó caer un anillo en una taza de café, pero no se mojó, ¿cómo pudo ser?

¿Cuál es el animal que tiene los pies en la cabeza?

Para finalizar, es necesario plantear que el pensamiento vertical y el pensamiento lateral no deben ser vistos como contrarios u opuestos. Es más, el último complementa el primero porque el hecho de que se realice un proceso donde la creatividad es la principal protagonista, no quiere decir en lo absoluto que no se lleve a cabo un proceso de razonamiento lógico.

Recordemos que en cuanto a este tema no existen respuestas buenas ni malas. Más bien, se trata de saber cuál perspectiva se ajusta mejor a determinada situación.

Atte. Patricio Figueroa M.