Francia prohibió el uso de celulares en ambientes escolares.

Red de Matemáticas

Los estudiantes menores de 15 años no pueden usar teléfonos móviles, tablets y relojes inteligentes en las escuelas. La disposición de casilleros para guardar los aparatos, así como las sanciones, dependerán de cada institución.

Tolerancia cero a los celulares, tablets y relojes inteligentes en todo momento en las escuelas. Eso implementó el gobierno francés a partir del mes de septiembre del 2018, justo cuando los escolares regresaron de sus vacaciones de verano. Francia se convirtió así en uno de los primeros países que, por ley, prohíbe el uso de teléfonos móviles en los establecimientos educacionales.

La nueva normativa francesa impide que los estudiantes de la enseñanza primaria y parte de la secundaria usen sus celulares al interior de los colegios. Eso sí, la ley no aplica para los estudiantes de más de 15 años, y cada establecimiento superior podrá decretar sus propias normativas para esos estudiantes.

“Como mínimo, todas las instituciones requerirán que el celular esté guardado en las mochilas y sea sacado solo en caso de emergencia o de uso educativo justificado”, explicó el ministro de Educación, quien sostuvo que se trata de una “ley del siglo XXI”.

La norma prohíbe el uso del teléfono, y no su posesión, por lo que los estudiantes podrán ingresar a los colegios con el móvil apagado y guardado, o bien pueden dejarlo en casilleros provistos para este propósito. Esta prohibición tiene validez durante el horario escolar y extracurricular, y también es efectivo durante todas las actividades escolares organizadas fuera de los colegios.

“El uso del teléfono móvil puede afectar seriamente la calidad de escucha y la concentración requerida para las actividades de enseñanza. Además, su uso en los recintos de las instituciones disminuye la calidad de la vida colectiva, que es esencial para el desarrollo de los estudiantes”, manifiesta un escrito del Ministerio de Educación francés. Así, entre quienes apoyaron e impulsaron la ley, sostienen que se reducirá la distracción en el aula, se combatirá el bullying y se alentará a los niños a ser más activos durante el recreo.

Las sanciones a las que se deberán someter los estudiantes en caso de utilizar sus celulares dependerá de cada institución. Así, la norma propone que un tipo de castigo puede ser la realización de una tarea suplementaria, horas extra, la confiscación del dispositivo o una sanción disciplinaria más grave.

La ley corrige un artículo en el código educacional francés que data de 2010 y que ya prohibía el uso de celulares durante actividades escolares. Sin embargo, esta vez se precisa que a excepción de los casos en los que el reglamento interior lo autorice expresamente, la utilización de estos aparatos está prohibido durante toda la jornada escolar, incluidos los recreos.

En medio del debate sobre el uso de celulares en los colegios, surgieron varios detractores, como André Giordan, un profesor en ciencias de la educación de la U. de Ginebra, quien expuso en una columna en Le Monde que sería mejor incluir el teléfono en los programas escolares. “En lugar de proscribirlo, la meta de la escuela debería ser llevar a los estudiantes a un uso sereno y pertinente de este objeto emblemático de la sociedad presente y futura”, dijo.

Interesante conocer la experiencia de otros países para normar el uso de celulares en Chile de forma adecuada, en lo personal concuerdo con la postura de Giordan, el tema es como incorporar el celular en el proceso de Enseñanza-Aprendizaje, he tenido varias experiencias donde lo he usado con aplicaciones como Kahoot, Plickers,  Thatquiz y otros, y ha sido una excelente herramienta para fortalecer los aprendizajes que los estudiantes logran.

Además, debemos considerar que la mayoría de los estudiantes que están en nuestras aula escolares, corresponden a la Generación Z,toda su vida han usado aparatos digitales, por lo que han formado parte importante de su proceso de formación (tutoriales, Google, etc.), por otro lado, hay múltiples temas donde los estudiantes saben más que el profesor que les enseña por lo que debemos soportar este paradigma.

Lo recomendable en esta situación, es que los profesores tratemos este tema en consejo de profesores y a partir de lo tratado, elaboremos un reglamento en cuanto al uso de celulares, de modo que todos actuamos de forma parecida. Dejo el tema propuesto.

Atte. Patricio Figueroa M.

Fuente: latercera.com