«La democracia tiene esta idea de que la gente tiene que ejercer el poder, pero como las personas no pueden ejercer el poder de manera directa, se elige a un representante, y ese representante es un cuello de botella en el sistema al que, cualquiera que desee capturar a la democracia, debe capturar también», explicó el físico de la Universidad Católica.

De esta manera comenzó a trabajar en la búsqueda de tecnologías para permitir que la participación política ocurra a través de un agente artificial. «Imagínate un futuro en el cual cada persona tiene un senador personalizado, pero ese senador personalizado no es una persona, es un software, un agente de inteligencia artificial, que toma datos sobre tus hábitos de lectura, sobre tus interacciones en redes sociales, tu test de personalidad, información que tú le provees a esa persona virtual para que te represente cada vez que una ley o una legislación se va a votar».

Hidalgo asegura que esta especie de «senador avatar» cruzará la nueva legislación con los datos de la persona y entregará un veredicto acertado de cómo debiese votar. Aunque la idea a largo plazo es que las personas puedan poner al sistema en piloto automático para que continúe tomando las decisiones por ellos».

Fuente: Emol.com